El ABC de la Economía

Muchos economistas defendemos el simple ABC del progreso; trabajo duro para poder ahorrar y con estos ahorros vivir mejor. Esa vida mejor se alcanza cuando esos ahorros se convierten en inversiones productivas, que generan mejores fuentes de empleo y productos más baratos. Nuevas inversiones generan competencia por vender más y mejores productos, y también por contratar o retener empleados. Sueldos más altos y productos más baratos aparecen en los lugares donde el mercado es más libre, es decir, donde hay mas bienes de capital a disposición de la comunidad.

Hay otro grupo de economistas que piensa que esto es demasiado sencillo y muy bueno para ser verdad, y empiezan a desarrollar teorías que necesariamente pasan por sustituir la actividad libre de los individuos por el gobierno. Y lo que resulta es que se unen algunos ciudadanos con los gobernantes en contra de los ciudadanos. Surgen monopolios, excesos de los sindicatos, límites a la competencia, prohibiciones para trabajar etc.

Lo sencillo se arruina. En lugar de motivar, la competencia se limita. Se prohíbe el ingreso de más empresas y eso baja la demanda de salarios. Esas ideas equivocadas nos dejan en la pobreza y el sub desarrollo.

Cristian Álvarez
Director
Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas, CADEP

AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *