Sobre minería en Guatemala

1. El tema minero es controversial hoy en día, ¿cómo considera que se ha abordado en Guatemala?
Muy parecido a la mayoría de los problemas que nos aquejan, este tema se ha abordado de una forma simple y se ha polarizado a un simple; sí o no a la minería. Dejando por un lado distintas opciones para hacer viable los potenciales proyectos mineros en el país y sobre todo ignorando las experiencias de éxito de otros países. Por supuesto mucho de lo que se habla sobre el tema son mentiras y exageraciones, tanto del lado de los daños como de los beneficios, ni es verdad que las minas van a envenenar y acabar con el agua, ni tampoco es verdad que es la solución a los problemas de pobreza y empleo en Guatemala.

2. La minería ha bajado actualmente sus ingresos, ¿usted considera que sigue siendo rentable en el país?
La mayoría de los minerales sufren ciclos en sus precios, pero mantienen una demanda constante, así que es un negocio que siempre estará presente. Pero claro que en épocas de precios bajos, como los actuales, y costos de transacción altos como los que hay actualmente en Guatemala, si podemos pensar que en Guatemala no habrán nuevas inversiones en el sector durante los próximos años.

3. ¿Cuáles serían los beneficios y desventajas de la minería en Guatemala?
La primer y más importante ventaja para Guatemala es que la minería es una fuente más de empleos y segundo genera ingresos adicionales para el gobierno y algunas municipalidades. Ambos temas muy necesarios para Guatemala.
La desventaja es que al no tener una ley que refleje un consenso del tema y sobre todo tener que pedir tantos permisos en distintas entidades gubernamentales y municipales e incluso las consultas populares, generan que la probabilidad de cometer un errores sea muy alta, lo que da como resultado futuros enredos legales. Estos conflictos legales terminan enviando un mensaje negativo a los inversores internacionales y nos ponen mal ante sus ojos, alejando la inversión extranjera no solo de la industria minera sino en muchas otras.

Cristian Álvarez
Director
Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas, CADEP

AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *