La elección del Jefe del Ministerio Público

«Esté o no esté, me desplacen o yo me canse y
decida irme, la prueba va a seguir estando»
Alberto Nisman
Fiscal Argentino
(1963-2015)

Dentro de poco asistiremos, como cada cuatro años, a un nuevo proceso para la elección de Fiscal General de la República. La designación del nuevo Jefe del Ministerio Público es trascendental, en virtud de que a éste corresponde el ejercicio de la acción penal pública.

El nombramiento de Fiscal General recae en el Presidente de la República, quien deberá escogerle dentro de una nómina de seis candidatos propuestos por una comisión de postulación. En esta oportunidad no nos referiremos a la comisión de postulación, ni su integración, ni a la manera en la que ésta ha funcionado; nos enfocaremos más bien en el hecho de que corresponda al Presidente de la República nombrar al referido funcionario.

Históricamente, es comprensible que la elección del Jefe del Ministerio Público corresponda al Presidente de la República.

El Ministerio Público tiene sus orígenes en la Francia medieval. En aquel entonces, según explica Alberto Herrarte, «surgió como una necesidad del poder real para defender los intereses del fisco, de donde deriva el nombre de Ministerio Fiscal [en nuestra legislación y en otras legislaciones modernas se le denomina: Ministerio Público], pero también como una necesidad para llenar el vacío que se producía cuando, por falta de interés, no había acusador particular para la persecución de los delitos…». Miguel Ángel Castillo Soberanes lo explica en estos términos: «El procurador y el abogado del rey se crearon para la defensa de los intereses del príncipe (pour la défense des interésts du prince et de l´État). El procurador se encargaba de los actos del procedimiento y el abogado del litigio, en donde estuvieran en pugna los derechos del monarca o las personas que estaba bajo su protección (…). Estos funcionarios (…) protegían inicialmente los derechos e intereses particulares del rey, con el fin, prácticamente, de aumentar su tesoro; (…) su naturaleza fue cambiando hasta convertirse y organizarse como representantes, ya no del monarca sino del Estado, con objeto de asegurar el castigo del delito en nombre del interés social»

En Guatemala, antes de la reforma constitucional de 1993, las funciones esenciales del Ministerio Público eran, como en los orígenes de la institución: i) velar por el estricto cumplimiento de las leyes del país, y ii) ejercer la representación del Estado. En este esquema, las calidades de Procurador General de la Nación y Jefe del Ministerio Público recaían en una sola persona, nombrada por el Presidente de la República.

Posteriormente, como consecuencia de la modificación del texto constitucional, hubo una escisión: por un lado, al Ministerio Público le corresponde el ejercicio de la acción penal pública y la función de velar por el estricto cumplimento de las leyes país; y, por el otro, a la Procuraduría General de la Nación, el ejercicio de la representación del Estado además de la función de asesoría y consultoría de los órganos y entidades estatales. A partir de la nueva configuración institucional –en el que la función de representación del Estado, de asesoría y consultoría de los órganos y entidades del Estado dejó de estar a cargo del Ministerio Público–, resulta razonable que el margen de discrecionalidad del Presidente de la República para designar al Jefe del Ministerio Público se haya reducido: ahora debe elegirlo de una nómina de seis candidatos propuestos por una comisión de postulación.

En 2016, los Presidentes de los Organismos del Estado, con el apoyo de la Secretaría Técnica del Dialogo Nacional, sometieron a discusión una serie de propuestas de reforma constitucional. Inicialmente, en éstas, el nombramiento del Fiscal General seguía estando a cargo del Presidente de la República, pero la nómina de elegibles ya no sería seis, sino de tres personas. De esta manera, al reducir el número de personas que integraban la nómina, se restringía, acertadamente, todavía más, el ámbito de discrecionalidad del Presidente de la República para llevar a cabo la referida designación. Desafortunadamente, luego del proceso de dialogo convocado, la propuesta de reforma plantea que la nómina esté integrada por cuatro candidatos: dos propuestos por el Congreso de la República y dos propuestos por la Corte Suprema de Justicia.

En lo que respecta a la elección del Fiscal General y Jefe del Ministerio Público, es preciso destacar la propuesta de reforma constitucional presentada, en 2009, por ProReforma. En ésta no solo se despoja al Presidente de la República de la mencionada facultad, sino que se elimina la discrecionalidad del órgano designante; lo anterior en virtud de que corresponde a la Corte Suprema de Justicia nombrar, mediante sorteo, al referido funcionario.

A principios de año, el Ministerio Público informó a que investiga a Samuel Everardo Morales Cabrera y José Manuel Morales Marroquín –hermano e hijo del Presidente de la República– señalándolos de presuntamente haber participado en el caso denominado «El Estado como botín: Registro de la Propiedad». Ambos fueron ligado a proceso por el juez competente. Hace algunas semanas, el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) solicitaron que fuera levantada la inmunidad al Presidente de la República por «la posible comisión de hechos que podrían dar lugar a formación de causa penal por su actuación como Secretario General del partido FCN-Nación». Los solicitantes sostienen que el Presidente de la República, mientras se desempeñó como Secretario General del partido político que le llevó al poder, «pudo haber recibido contribuciones en forma anónima, además de no haberlas registrado en los libros contables de la organización política. De igual forma, pudo haber impedido al Tribunal Supremo Electoral (TSE), la realización de su función de control y fiscalización de los fondos públicos y privados, con respecto al financiamiento a las organizaciones políticas para actividades permanentes y de campañas electorales».

A la víspera de la elección del Jefe del Ministerio Público, dos familiares del Presidente de la República se encuentran ligados a proceso y sobre él pende una solicitud de levantamiento de inmunidad por la supuesta comisión de delitos electorales.

Como se dijo antes, la discrecionalidad del Presidente de la República, al momento de escoger al jefe del ente investigador, se encuentra matizada por la labor que previamente lleva a cabo la Comisión de Postulación encargada de proponer la nómina. No obstante, las circunstancias mencionadas deben invitarnos a reflexionar en torno a la manera en la que fue prevista la elección del Fiscal General que, a la postre, recae en una sola persona: el Presidente de la República.

El hecho de que el referido nombramiento corresponda al Presidente de la República no necesariamente implica lesión al principio de autonomía funcional que debe regir las actuaciones del Ministerio Público, ni siquiera en el contexto al que se ha hecho referencia. Sin embargo, convendría revisar el modelo de designación del Fiscal General para robustecer la garantía de que éste desempeñará sus funciones sin interferencias externas provenientes, en este caso, del Organismo Ejecutivo.

Colaboración

Jorge Luis Córdova
Miembro del Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas
Universidad Francisco Marroquín

______________________________________________________________________

[1] Herrarte, Alberto. Derecho Procesal Penal. El Proceso Penal Guatemalteco. Editorial «José de Pineda Ibarra», Guatemala: 1978. Página 91 y 92

[2] Castillo Soberanes, Miguel Ángel. El monopolio del ejercicio de la acción penal del Ministerio Público en México. México : UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1992. Página 16. (Disponible en: https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv/detalle-libro/864-el-monopolio-del-ejercicio-de-la-accion-penal-del-ministerio-publico-en-mexico)

[3] Antes de la reforma constitucional de 1993, la Constitución Política de la República de Guatemala establecía: «El Ministerio Público es una institución auxiliar de la administración pública y de los tribunales con funciones autónomas, cuyos fines principales son velar por el estricto cumplimiento de las leyes del país y ejercer la representación del Estado…»

[4] La Secretaría Técnica del Dialogo Nacional está integrada por el Ministerio Público (MP), el Procurador de los Derechos Humanos (PDH), la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) y la Oficina Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Guatemala (ver: Dialogo Nacional l Hacia la reforma de la Justicia en Guatemala: http://www.reformajusticiagt.org)

[5] Geovanni Contreras y Claudia Palma. Van por cambios a la Constitución. Prensa Libre, 26 de abril de 2016. (Disponible en: http://www.prensalibre.com/guatemala/justicia/comienza-dialogo-para-reformar-el-sector-justicia)

[6] En el sorteo participan seis personas, que integren la nómina que propone una Comisión de Postulación a la Corte Suprema de Justicia.

[7] Ministerio Público. El Estado como Botín: MP y CICIG continúan ampliación del caso Registro de la Propiedad. 18 de enero de 2017 (Disponible en: https://www.mp.gob.gt/noticias/2017/01/18/el-estado-como-botin-mp-y-cicig-continuan-ampliacion-del-caso-registro-de-la-propiedad/)

[8] Ministerio Público. Caso financiamiento electoral ilícito FCN-Nación: MP y Cicig presentan antejuicio contra el Presidente Constitucional de la República Jimmy Morales Cabrera. 25 de agosto de 2017 (Disponible en: https://www.mp.gob.gt/noticias/2017/08/25/caso-financiamiento-electoral-ilicito-fcn-nacion-mp-y-cicig-presentan-antejuicio-contra-el-presidente-constitucional-de-la-republica-jimmy-morales-cabrera/)

[9] Ídem.

 

Peligro de expectativas positivas falsas

Luis Pazos

Robert Lucas, profesor de la Universidad de Chicago, obtuvo el Premio Nobel de Economía en 1995 por cimentar la teoría de las expectativas racionales, la cual señala que las acciones futuras de los agentes económicos: inversión, precios, tasas de interés, entre otras variables, son impactadas por lo que esperemos del futuro de la economía.

Con base en una interpretación “a modo” de esa teoría, concluyen algunos funcionarios que quienes hablan mal de la economía crean expectativas negativas que la empeoran. Por lo tanto, le piden a empresarios, comunicadores y líderes de opinión, que no hablen mal de la economía mexicana, si quieren cooperar a que mejore.

Para apuntalar las expectativas optimistas, el gobierno proporciona datos macroeconómicos de reducción de pobres, del déficit presupuestal y de una futura caída de la inflación. Muchos empresarios, comunicadores y académicos se unen a los coros de que vamos bien por el bien del país. El Presidente pide que vean lo bueno. Las críticas, cooperan según esa óptica, a una mayor inflación, más déficit en cuenta corriente, más deuda, aumento de precio del dólar y mayores tasas de interés; por lo tanto si quieres que a México le vaya bien, no digas que las actuales políticas de gasto y deuda tienen un futuro negativo.

¡Falso!, ese sofisma parte de premisas equivocadas, que algunos aceptan por conveniencia y otros por ignorancia. Afirmar que todas las variables económicas van bien cuando algunos datos que publican no tienen un sustento sólido, solo sirve para que los resultados negativos se retarden y estallen después con más fuerza, pero no mejoran sustancialmente las expectativas racionales, pues no existen razones suficientes para que la recuperación se materialice.

Contrariamente a lo que dicen los portavoces oficiales, afirmar que vamos bien sin realizar correcciones de fondo, despreocupa a los gobernantes de frenar estructuralmente los excesos. Sólo los rectifican en la medida que pueden presentar información que parezca cierta, para seguir gastando, sin austeridad ni orden, y vender expectativas irracionales positivas que duren hasta las elecciones o la entrega del poder a otro gobierno.

El saqueo de PEMEX

Luis Pazos

Durante los primeros cuatro años del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, la ya maltrecha petrolera estatal agudizó sus desequilibrios debido a la corrupta y pésima administración que culminó con la tardía  decisión de cambiar a su director, en gran parte responsable del empeoramiento de sus finanzas.

Los altos costos de la refinación interna, debido a la baja productividad de sus trabajadores y obsoletas instalaciones, hizo que fuera más barato importar gasolinas que producirlas en México. La productividad por trabajador en Pemex es tres veces menor a las de Chevron y Exxon, y la mitad que en Petrobras. Las gasolinas importadas aumentaron de 49% del consumo interno en 2012 al 64% en el primer semestre de 2017.

La producción petrolera de Pemex cayó en un 21% ese mismo período, mientras la deuda de la paraestatal aumentó en 152% del 2012 al 2016. La deuda de Pemex es más grande que las de las mayores petroleras del mundo: Shell, British Petroleum, Chevron, Standard Oil y Exxon, y produce menos que esas compañías.

Sus abultados pasivos laborales, producto de los privilegios a su corrupto sindicato, a cambio de apoyos al PRI, serán  cubiertos vía impuestos, ante la incapacidad financiera de Pemex de pagarlos.

La balanza comercial de Pemex es negativa, absorbe más dólares por las gasolinas que importa que los que aporta por el crudo que exporta. Los robos de gasolinas aumentaron en 228% del 2102 a 2016. Ver cuadros y datos de la quiebra de Pemex en las págs. 40 a 48 del libro EPN: El RETROCESO.

La acusación al ex director de Pemex de recibir 10 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht, para adjudicarles contratos a sobreprecios, es una prueba más de la corrupta administración de ese monopolio estatal, que hizo necesario el “gasolinazo”, que atizó el aumento de precios y redujo el poder de compra de millones de mexicanos.

El saqueo de Pemex es una de las principales causas del retroceso de la economía mexicana en los cuatro años del gobierno de EPN, como lo demuestro con datos en el libro anteriormente mencionado.

¿Qué es la política sin políticos?

En un prólogo que escribe el ex presidente de México, Vicente Fox, sostiene que existen dos verdades sobre la política: la primera es que  la política es la más noble de las actividades sociales porque busca y promueve el bien común, cuando es bien realizada y la segunda es que ningún país puede progresar si no esta bien gobernado.

Imagino que estas frases pueden ser catalogadas como verdades siempre que se cumplan algunas premisas: la primera y más fácil de ver es que si juzgamos a la actividad de los políticos por las intenciones que se hacen públicas, es decir, que los mismos políticos comparten frente a sus electores y los medios de comunicación, claro que es una actividad con noble intenciones.  Pero el problema de esta frase empieza al contrastarla con la realidad; por eso es que el ex presidente mexicano agrega esta frase de dispensa “cuando es bien realizada”, porque obviamente los ejemplos del desempeño de los políticos deja en duda su veracidad.

Pero lo interesante de analizar es ¿por qué muchos ven con buenos ojos la política y con malos ojos a los políticos?.  Esa dicotomía es resultado de  un análisis  romántico de la política (a priori) y de un análisis realista (que no se puede dejar de ver) de los resultados en los distintos campos de acción donde interfiere los políticos (a posteriori).   El error radica en estudiar la política sin incluir sus principales actores; los políticos, grupos organizados y votantes.  Analizar la política sin analizar a los actores es una análisis vacío, un estudio incompleto, una investigación donde las premisas serán falsas frente a los resultados.  Pareciera que esta forma de estudiar la política se resumen en que los resultados de la política depende de “implorar” para que llegue un buen presidente o buenos funcionarios y no puedes hacer más para cambiar el destino que invocar  para que aparezcan buenos gobernantes.

Cuando juntas el estudio de la política con los actores principales obtienes resultados muy distintos, y no se puede concluir que la primera frase de Fox es una verdad, la política es la mas nobel de las actividades sociales porque busca y promueve el bien común, cuando es bien realizada, pues simplemente los resultados revelan que incluso cuando hay buenos políticos y buenas intensiones los resultados que prometen no se alcanzan, y con malos políticos el resultado es aun peor.

Juzgar  a la política por sus promesas o por lo que busca alcanzar es un error, y de ahí el punto de partida del desprestigio del que goza la política y los políticos en casi todos los ámbitos donde interfiere la política y políticos.

La segunda verdad que menciona Fox “ningún país puede progresar si no esta bien gobernado”, es más ambigua y por eso se acerca más a una “verdad”. Es difícil encontrar en la historia una sociedad exitosa sin gobierno, Milton Friedman creía en eso. No hay un caso de éxito sin gobierno.  Pero hay muchos casos de fracasos de gobiernos, por lo que es muy importante definir “bien gobernado”, pero no en un contexto en el cual esperamos a un Rey sabio y benévolo, sino más bien, usando un contexto real, debemos contestar la pregunta, ¿cómo podemos estar “bien gobernados” cuando los políticos son de carne y hueso?  Y es ahí donde los aportes de la ciencia económica son relevantes al proceso de análisis y estudio de la política, pero sobre todo la economía nos ayuda a definir el campo de acción de los políticos, que problemas se deben resolver en lo privado y cuales deben involucrar a políticos.

El desgaste de los gobiernos en general radica en creer que pueden hacer mejor las cosas que los individuos, que pueden generar mejores resultados legislando y controlando en lugar de dejar a las personas libres,  bajo normas generales y abstractas, que guíen un comportamiento comúnmente aceptado.   Creen que los sueldos mejoraran si ponen leyes de salario mínimo. Creen que el comercio mejorara si hay tarifas y aranceles.  Que las fronteras ayudan al comercio, que la competencia se puede crear con leyes, que las leyes pueden eliminar el consumo de drogas.  Todas estas intervenciones descansan en la esperanza que darán mejores resultados, pero los resultados son distintos a lo propuesto, lo que genera desconfianza de la población, genera que luego de las promesas los políticos deban explicar por que fallaron, etc.

Limitar la acción del gobierno es bueno para todos, mejoraría la credibilidad en la política y en los políticos y es bueno para las personas que vivimos en sociedad.

Cristian Álvarez
Director
Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas, CADEP

Menos impuestos en EU, menor inversión en México

Luis Pazos

impuesto taxEl muro, aunque en parte es el “petate del muerto” de Trump, implica la política de frenar la migración ilegal de mexicanos a EU y la necesidad de crear condiciones en México para absorber esa mano de obra.

La revisión del TLCAN puede dificultar y encarecer las exportaciones a los Estados Unidos. Sin embargo, esas políticas anunciadas por Donald Trump no son las que obligarán al gobierno de México a realizar cambios más difíciles y profundos, si no quiere un freno de la inversión extranjera y una migración de la que ya existe en México.

Las políticas que más frenarán la inversión en México, principal factor para crecer y crear empleos, son las anunciadas por Trump de reducir impuestos y reglamentaciones.

Ya ordenó al poder ejecutivo que por cada nuevo trámite deben derogar dos de los existentes. En cuanto a la reducción de impuestos, aunque a mediano y largo plazo generan más empleos y crecimiento, a corto plazo implican reducir el gasto público para no disparar el déficit.

Reducir impuestos sin elevar déficit ni deuda ha postergado la decisión del Congreso de EU para bajar impuestos.

En México los impuestos a determinados niveles ya son más altos que en EU. Una comparación de Santader Trade y Doing Business, muestra que los diferentes impuestos que pagan las grandes empresas en México sobre utilidades, 51.7%, son mayores a los que pagan en EUA: 43.9%. Tres millones de pesos gravables o su equivalente en dólares, pagan 28% en Estados Unidos, en México un 35%.

La progresividad es mayor en México. Las horas dedicadas a cumplir con el pago de impuestos son menores en EU, 175, que en México, 286.

Hasta ahora los altos impuestos en México se han compensado con salarios comparativos más bajos que en Estados Unidos, y con reducidos o nulos impuestos a las exportaciones mexicanas, por el TLCAN, pero una probable alza de aranceles y de baja de impuestos en EU, será un grave problema para México.

De no cambiar las políticas crecientes de gasto, deuda y déficit en los 4 años del actual gobierno (ver libro EPN: EL RETROCESO) y bajar impuestos, generarán una reducción de la inversión en México que puede llevar a una recesión con desempleo parecida a las sufridas en los 80 y 90.

Coloquio sobre la Libertad en Universidad Francisco Marroquín

Cada vez el ser humano transforma su medio ambiente de tal manera que todo le sea más rápido y accesible. El sistema educativo en la actualidad está siendo reformado por la tecnología en gran medida, lo que facilita el aprendizaje en diversos ámbitos de la educación, beneficiando a toda una sociedad; donde habrá desarrollo e innovación en los diferentes sectores productivos.

Las clases impartidas en la universidad están dejando la antigua metodología donde el estudiante en su mayoría escucha al catedrático y solamente cuanto tiene dudas expresa su opinión.  Hoy por hoy, existe innovación didáctica donde las clases son en forma de coloquio; donde se le anticipa al estudiante el contenido que se trabajará en la próxima clase, para que éste se informe e investigue aún más, para luego intercambiar información acorde al tema o asunto a discutir y debatir con todos los presentes, haciendo uso de teléfonos inteligentes o computadoras portátiles.

La Universidad Francisco Marroquín a través del Centro de Análisis de las Decisiones Públicas (CADEP-UFM) realiza eventos de éste índole en diferentes departamentos en Guatemala y recientemente se ha expandido al país vecino El Salvador, debatiendo diversos temas políticos, sociales, económicos y culturales que acontecen en nuestra localidad y en el país.

Coloquio sobre la Libertad, evento multidisciplinario al cual tuve la oportunidad de participar donde se discutieron temas sobre la productividad, estructura educativa, ventajas del comercio, igualdad de ley, la certeza del castigo, sucesos políticos, la nueva era de la tecnología y las clases del siglo XXI; con la invitación del Director de CADEP Cristian Álvarez e impartido por el Licenciado Fernando Monterroso dando inicio con la presentación del mismo y temas a tratar, con la participación de estudiantes de diferentes carreras de diversificado y universitarios, licenciados y maestros del departamento del Progreso y Santa Rosa; llevado a cabo en el Auditorio Milton Friedman UFM.

En los diferentes roles como persona debemos siempre apegarnos a los valores y principios éticos y morales que nunca pasaran de moda y no han desaparecido, es cuestión de cultivarlos día con día e implementarlos adecuadamente a esta vida tan ajetreada, haciendo uso de la honestidad, actuando con fidelidad, analizar cada decisión a tomar, tener pasión por todo lo que se haga, animarse a la curiosidad intelectual, tener capacidad para adaptarse, buscar la mejor solución a los problemas que siempre existirán, ¿será fácil? por supuesto que no lo será; se necesita fuerza de voluntad y un pensamiento real para ir borrando paradigmas, pero sobre todo haciendo uso de la herramienta del optimismo y la autoconfianza LA ACTITUD.

Julieta Nancy Rocío Polanco García
Técnico en Administración de Empresas

 

Sale caro la ignorancia económica

Son muchos los conceptos que aprendemos, los cuentos que oímos,  las experiencias que vivimos, los valores que nos transmiten nuestros padres, los mitos en los cuales creemos, etc.  Muchos de lo anterior es de gran utilidad, otros son inofensivos y algunos son muy dañinos, sobre todo cuando la ignorancia en temas de cómo funciona una sociedad de hombres y mujeres libres impide que florezcan las instituciones que garantizan el progreso económico y la paz social.

De los conceptos más importantes para lograr ese crecimiento económico y la paz social es la función o funciones que le damos a las autoridades políticas, cuál es el rol que deben desempeñar dentro de una sociedad de personas libres.

Fácil es imaginar que el gobierno es como un padre o como un rey que gobierna de forma benévola a su pueblo, le asigna funciones a cada ciudadano, guía sus pasos y lo lleva por el buen camino, les dice que es bueno para ellos y que no.  Muchas actividades de nuestra vida cotidiana nos llevan a entender que las actividades demandan un orden y que ese orden esta dado por una persona o grupo de personas que constantemente esta tomando decisiones. Vemos muy fácil que para que exista orden se necesita quien ordene.  Las empresas crecen bajo la dirección y liderazgo de un líder, las casas se construyen cuando un ingeniero o maestro de obras da ordenes a los trabajadores. Los procesos de aprendizaje están guiados por directores, decanos, profesores, etc.

No es tan fácil imaginar; ¿cómo funciona algo que  no es dirigido por una persona?, ¿cómo se crea algo que no tiene un líder visible?, ¿que órdenes seguir ante la ausencia de quién comande?  Estamos tan acostumbrados a asociar el orden con quien ordena, qué hacer y cómo se debe hacer, que la sola idea de pensar en un orden sin una persona que lo comande no nos  permite o nos dificulta comprender las bases de una sociedad libre.

Son muchos los conceptos, cuentos, experiencias, valores y mitos que hemos aprendido que nos aceran a pensar en que alguien nos debe dirigir, y esos conceptos los llevamos a la vida en sociedad y es ahí donde se vuelven dañinos para la vida pacífica dentro de una sociedad de hombres y mujeres libres, pues recordemos que dentro de más dirige las actividades de los ciudadanos el gobierno, menos libertad tienen los ciudadanos.  Para vivir en una sociedad próspera y pacífica debemos preguntarnos cómo se producen las cosas y cómo se coordina las actividades de miles de personas sin que un rey (gobierno) lo este dirigiendo todo.

Para empezar a comprender es importante que contestemos sinceramente preguntas como las siguientes: ¿Tiene usted algún derecho que no pude violar un político ni una mayoría electa democráticamente? Como por ejemplo el lugar donde usted quiere vivir o el de escoger libremente a su futura esposa o esposo, o el de elegir la religión que quiere profesar, o a que negocio o actividad se quiere dedicar. Cuales son esos derechos inherentes a todo ser humano que no dependan de los gobiernos de turno ni de las mayorías del congreso o alcaldes.

En una sociedad de hombre y mujeres libres, que sus derechos no pueden ser disminuidos por los políticos de turno, surge lo que se conoce como economía de mercado o economía libre.  Es importante dentro de lo que aprendemos se incluya comprender como se produce, distribuye y coordina los distintos bienes y servicios en una sociedad donde la función del gobierno es velar porque se respeten los derechos y los ciudadanos pueden hacer todo lo que no esta prohibido, según las posibilidades que cada uno tenga. Es obvio que los resultados y las oportunidades no serán iguales para todos pues dependerá del lugar donde nacen, la suerte, la valoración de sus talentos, la educación de sus padres, su salud y apariencia, etc.

Para que la sociedad sea libre y funcione una economía de mercado, los derechos de todos los hombres y mujeres que viven en el país deben ser iguales, pues nadie aceptaría un sistema en el que unos tienen mas derechos que otros. Se debe reconocer que algunos tendrán mejores habilidades que otros, serán más inteligentes o fuertes, es decir, las oportunidades y los resultados serán desiguales.  Si se pretende igualar oportunidades, necesariamente se desigualan derechos, para compensar.

Esa ignorancia sobre el funcionamiento de una sociedad libre, basada en el respeto a los derechos individuales nos lleva a creer que nada puede funcionar sin el rey que elegimos cada cuatro años.  Eso a pesar que vemos el ejemplo de cómo funciona el abasto de comida en la ciudad, el cual no hay rey ni director que esté dando órdenes de qué sembrar, cuánto sembrar, dónde sembrar y a quién vender.  Es el orden espontáneo del mercado que funciona sin un director general.

Esta laguna cultural, nos lleva a darle más poder a los políticos, que trae como consecuencia menos libertad y la falta de libertad se paga con pobreza.

Cristian Álvarez
Director
Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas, CADEP

Cleptocracia o populismo para el 2018

Luis Pazos

Enrique Ochoa, Presidente del PRI, dijo que al triunfo de su partido lo ayudó el miedo al populismo, y tiene razón. Muchos votantes que vieron en principio a la candidata del PAN como alternativa, según encuestas iniciales de intención de voto, se lo pasaron al PRI, al darse cuenta del avance de la candidata de Morena y lo poco probable del triunfo de la panista, que carecía de suficiente estructura partidista.

En la anterior elección el PAN obtuvo el 11 por ciento de la votación; en la actual alrededor del 12 por ciento. No tiene estructura en el campo, de donde provinieron la mayoría de los votos del PRI. El voto verde, en gran parte comprado con dádivas, fue definitivo en el endeble triunfo del PRI. La mayoría de los votos en las ciudades fueron para Morena, el PAN y el PRD.

No hay explicación lógica, sin un aparato que gastó miles de millones en la compra de votos, para un triunfo del PRI, partido que empeoró la situación de los mexiquenses en los últimos cuatro años. Del 2010 al 2014 el número de pobres aumentó en millón y medio, y el ingreso laboral por persona cayó en 14 por ciento, según datos del CONEVAL.

El Estado de México hasta 2015, según datos de la ASF, es el estado con más irregularidades, 8 mil millones, en el destino de las transferencias de recursos de la federación. Hay más irregularidades que en Veracruz. La violencia y la inseguridad alcanzaron niveles record.

Ese retroceso en el bienestar social en el estado, parecido al de EPN a nivel federal (ver libro EPN: EL RETROCESO), sí le costó votos al PRI. La elección anterior la ganaron con el 65 por ciento de los votos, en la actual con la mitad, pero se adjudican el triunfo, aunque el 66 por ciento de los mexiquenses no hayan votado por el PRI.

Lo que preocupa a los mexicanos que razonan y no venden su voto, es si enfrentaremos en 2018 una disyuntiva parecida a la del Estado de México: cleptocracia del PRI o populismo de Morena. El PAN tiene la palabra para convertirse en una opción diferente y mejor para México, para lo cual debe evitar se profundicen sus divisiones, inherentes a un partido donde hay una elección interna real de candidatos.

Si no logran zanjar diferencias en 2018 tendremos que optar entre cleptocracia y populismo, como en el Estado de México.

Las carreteras

Al manejar en El Salvador inmediatamente te das cuenta que hay mejores carreteras que en Guatemala; tanto en tamaño, calidad de la construcción y señalización. Es importante la comparación con El Salvador porque es un país que tiene problemas de corrupción muy parecidos, un sistema político inestable y al igual que Guatemala grandes carencias de ingresos para sus ciudadanos y por ende para el gobierno.  Y con los mismos lastres ha logrado hacer mejores carreteras, lo que demuestra que tenemos un problema adicional en nuestros procesos de construcción y reparación.

Viajar por Guatemala en automóvil te permite ver el fracaso estrepitoso de los gobiernos.  Las principales carreteras que comunican las ciudades más importantes del país y que nos conectan con los países vecinos, están en muy mal estado o se está destruyendo, y en ambos casos la reacción del gobierno es muy lenta.   La principal inversión en carreteras del gobierno anterior resulto ser un verdadero saqueo, conocido como el caso  Odebrech.  Y este gobierno le ha apostado a que el Ejército Nacional se haga cargo del tema, lo que demuestra que ya no le tienen confianza al Ministerio encargado del tema.

También vemos en las principales rutas entre ciudades internas un tráfico  creciente y cada año nuevos cuellos de botella vehiculares. Lo que demuestra es que el parque vehicular crece más rápido que la inversión en carreteras, lo podemos ver como un claro ejemplo que el gobierno no ha logrado satisfacer las necesidades de los automovilistas.  Si tienes años de viajar por Guatemala te podrás dar cuenta como la ruta que va de Cuilapa a Jutiapa sigue siendo la misma, la que comunica del Rancho a Cobán lo único nuevo que tiene son túmulos.  La movilidad en el país se ha reducido drásticamente, no solo dentro de las ciudades sino en las carreteras  que comunican entre ciudades.

Una actividad que parece muy sencilla, pero el gobierno es y ha sido incapaz de mantener las carreteras señalizadas y con las carrileras pintadas. Hacen túmulos en cualquier parte y no los pintas con colores fosforescentes y menos colocan una señalización adecuada.

Las carreteras secundarias, es decir, que van a cabeceras municipales menos pobladas son otro desastre.  Falta de bacheo, túmulos y mala señalización es la constante.

Para llegar a este punto no solo ha sido culpa del ejecutivo; hemos tenido injerencia del Congreso con  complicidad de constructores y también de las entidades financieras internacionales, es decir, al sistema lo han logrado cooptar; políticos, burócratas nacionales e internacionales y constructores privados.

Las vías de comunicación terrestres son un pilar para el desarrollo económico y social, pues facilitan la movilización de bienes y servicios y el acceso a las comunidades, lo que hace que quienes viven en estas comunidades se integren al sistema social teniendo acceso a los servicios municipales y estatales, que regularmente se concentran en los centros urbanos, también da acceso al intercambio cultural.

El desarrollo de Guatemala demanda más y mejores carreteras, pero el sistema actual es incapaz de hacerlo.   Hay que replantear la ley de compras y contrataciones del Estado, la forma como se hacen los estudios de pre factibilidad, la posibilidad de abrir y facilitar la opción de participar en la  construcción a empresas de Centro América y México, definir las entidades responsables del mantenimiento y construcción así como estandarizar los tipos de carretera, los requisitos mínimos y lo que debe durar una carretera.

No se puede seguir asignando más fondos al Ministerio de Comunicación si no hay una reforma en sus procesos.

Cristian Álvarez
Director
Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas, CADEP

¿De quién es el agua?

Es de conocimiento de todo ser humano que el agua es el líquido esencial para la existencia de la vida en el planeta Tierra y a lo largo del tiempo, esta necesidad ha llevado a todas las personas a crear el tema caótico que el agua se va a acabar, cuando ese paradigma es resultado de la incapacidad de tratarla. Estas conferencias nos sirvieron para traer a la discusión las responsabilidades que implica el agua, no solo el marco legal  que contempla el derecho al uso y gozo de la misma (de Guatemala y El Salvador). Estos espacios perfectos con el fin de discutir ideas, perspectivas entre jóvenes y profesionales expertos para concluir en soluciones basadas en la realidad y cambiar esta misma por convicción.

En el conversatorio surgieron ejemplos, donde pudimos reflexionar como muchos candidatos a ocupar cargos públicos se “comprometen” (haciendo parecer que es un acto voluntario y amor por las personas) a servir este líquido imprescindible para la vida humana a ciertas comunidades por intereses electorales, cuando en realidad no tienen acceso cada uno de las personas, porque no existen responsabilidades y compromisos sobre brindar el servicio con calidad y niveles de salubridad adecuados.

Vivimos bajo el engaño que las tarifas que pagamos es porque el agua se va a acabar y creemos que aparecen “hombres con súper poderes” para brindarla (como que si fuera gratis) e ignoramos la incapacidad de los “hombres con súper poderes” que ocupan los cargos públicos de administrarla, porque es más fácil responsabilizar a otros que tomar propiedad sobre el agua.

La propiedad del agua puede ser estatal, municipal, comunitario o privada. Al concluir las sesiones dejamos pendiente otra pregunta que no está fuera de lo normal: Qué la opción estatal tome propiedad del agua significa ¿acceso, gozo, uso y agua de calidad para todos por cada centavo que se paga?

Colaboración
Diego Alejandro Jiménez Escobar
Presidente Fundación Salvadoreña para la Educación, Investigación Científica y Desarrollo Democrático – FUNDAID