El Gobierno es complemento en la vida de las personas, no el actor principal

El gobierno debe ser complemento para la vida en sociedad y nunca un sustituto para las actividades que pacíficamente los ciudadanos quieren realizar.

Los desamparados demandan cuidados, y si los políticos deciden hacerse cargo de ellos,  usando el presupuesto nacional, pues está bien, lo que no está bien es que prohíban a los ciudadanos cuidar desamparados.

Es un complemento para los ciudadanos que hayan buenas escuelas públicas, pero no ayuda que el Ministerio se meta a controlar colegios privados.   Los hospitales son importantes, pero prohibir a los empleados y empleadores que contraten hospitales privados en lugar del IGSS va en contra de una sana convivencia, pues nos obliga a aceptar algo que probablemente no queremos.

Los políticos lograrán mejorar la vida en sociedad siempre que no se agencien de privilegios y monopolios, y busquen ser un complemento en la vida de las personas, no el actor principal.

Los párrafos anteriores se me ocurrieron luego de leer el  tópico de actualidad del 14 Diciembre 1972 No. 284 escrito por Manual Ayau, acá lo puedes leerhttp://www.biblioteca.cees.org.gt/topicos/web/topic-284.html

En resumen nos cuenta Manuel Ayau; los políticos y burócratas no confían en sus proyectos, pues cuando deciden prestar un servicio para, según ellos, garantizar calidad y buenos precios, y así evitar el abuso de los comerciantes y productores, inmediatamente buscan hacer una ley que le permita ser solo ellos los que ofrecen el producto.  Si un productor logra producir un bien de mejor calidad y a mejor precios, no se puede porque ya lo prohibieron.  Parecer ser que el gobierno nos defiende de los malos y de los buenos también.

Coloquio Sobre la Libertad en Huehuetenango

El día sábado 25 de octubre, se llevó a cabo el Coloquio sobre la Libertad en Huehuetenango, en el Hotel Premier de dicho departamento. El coloquio fue impartido por el Licenciado Fernando Monterroso, exrector de la Universidad Francisco Marroquín.  Asistieron alrededor de 35 personas, dentro de las cuales estaba cuatro agentes de la Policía Nacional Civil activos de la capital que salieron a la una de la mañana de la cuidad para poder estar a tiempo en la actividad. También asistieron catedráticos universitarios, maestros de secundaria y diversificado. Asimismo,  la actividad contó con la participación de algunos alumnos de universidades locales.

Previamente, a los participantes se les envió tres lecturas: La Ley de Bastiat, Un Juego que No suma Cero, de Manuel F. Ayau y un Ensayo de Hayek, para que todos estuvieran preparados, y para que pudieran participar y entender más ampliamente los temas que se iban a discutir.

IMG_5962

La actividad inició con mucho entusiasmo de parte del Licenciado Monterroso, donde comenzó hablando sobre distintos temas de la libertad, unos participantes se mostraron muy  activos al opinar y poco a poco otros participantes se fueron desenvolviendo terminando con un salón lleno de ideas y pensamientos que valieron la pena oír. Muchos de ellos conforme se dio la conversación,  descubrieron significados que antes no conocían y estaban muy a gusto.

Les gustó mucho la forma en la que el Licenciado Monterroso los mantuvo entretenidos en toda la actividad, e hicieron varias preguntas sobre cómo lo hizo.  El Exrector explicó las diferencias del método magistral y el método socrático,  lo cual les interesó mucho, y varios de ellos manifestaron que iban a implementar esta forma de dar clases con sus alumnos.

IMG_5934

Fue un coloquio muy interesante, lleno de personas interesadas en aprender y dar su punto de vista. Las ideas de la libertad fue lo que le dio vida a la discusión junto con la hospitalidad de la gente de Huehuetenango. Al terminar el Coloquio, los asistentes dieron unas  palabras de despedida, dieron gracias a CADEP y al Licenciado por su misión de esparcir las ideas de Libertad y su alcance a Huehuetenango. De igual manera se mostraron interesados en seguir asistiendo a las actividades que CADEP tiene por delante.

Ana Cristina Monzón

Estudiante

Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales – EPRI

El presupuesto de una nación

Cuando hablamos del presupuesto de ingresos y egresos de la nación, no debemos olvidar que es un arma de dos filos.   Siempre que los políticos toquen este tema deben tener en cuenta este libro; For Good and Evil: The Impact of Taxes on the Course of Civilization [Para bien o para mal: el impacto de los impuestos en el curso de la civilización, por Charles Adams] el cual nos muestra el dilema entre gastar que es muy cómodo para los políticos  y cobrar más impuestos que siempre es fuente de rechazo de la ciudadanía hacia los gobernantes. El libro hace un recorrido por distintas civilizaciones, y hace énfasis en cómo han sido las decisiones de subir impuestos las que han generado el colapso de las mismas.   Los aumentos en los  impuestos desmotivan la actividad empresarial y generan creciente rechazo hacia la clase gobernante.

El tema de impuestos y gasto público son dos caras de la misma moneda. A más gobierno más impuestos, a más impuestos, menos queda para el presupuesto personal, lo que no gusta a los individuos.    Es común ver que los actores políticos al hablar de presupuesto se preocupen solo de aumentarlo.  Por un lado los políticos (alcaldes, diputados, ministros y presidente) ven en gastar más la oportunidad de aumentar las obras que a futuro esperan se conviertan en votos. Mientras que los burócratas ven en más presupuesto la posibilidad de mantener su empleo e incluso aumentar su salario.  Y los grupos de presión logran con un presupuesto mayor aumentar sus rentas unos y otros tener acceso al mismo.  Son tres grupos importantes que están de acuerdo con aumentar el presupuesto.

Por el otro lado vemos que los ciudadanos no se oponen del todo a que el gasto público aumente, pues ven con buenos ojos que el gobierno de mejores servicios de educación, salud, prevención, carreteras, justicia, etc.   Lo que muchas veces divide a la población, entre quienes aceptan un aumento de los impuestos y entre quienes no quieren pagar más, facilitando el camino hacia un aumento de las cargas fiscales.   (A diferencia de los que si quieren aumentar el gasto quienes están mejor cohesionados). Claramente el Gobierno tiene las de ganar en la batalla por aumentar el gasto, pues los beneficios están concentrados y los costos dispersos.

Por otro lado el sector empresarial organizado, por lo menos en Guatemala, se ha vuelto cómplice del presupuesto de gastos del estado,  por ejemplo; el sector bancario obtiene ganancias cuando el presupuesto es deficitario al ser ellos quienes financian parte, muchos empresarios están ligados al sector de la construcción y ganan de más carreteras y mejor infraestructura, muchos están ligados a ventas de medicinas o insumos al estado.   Y otro grupo que no tiene intereses económicos asociados al presupuesto no da la cara contra un aumento de impuestos pues temen represarías contra ellos. El gobierno muchas veces utiliza la SAT contra sus opositores, tiene sentido la frase para mis enemigos la ley.  La presión de este sector termina enfocándose en reducir la corrupción y hacer eficiente el gasto público, pero no hay una clara vos que reclame una reducción del mismo, pues la mescla de intereses dificulta que ellos lideren la propuesta.  Lo que de nuevo nos deja en manos de los políticos.

grafica 1

En Guatemala en la mayoría de años fiscales, el presupuesto vigente, que es el aprobado por  el Congreso de la República, difiere con el ejecutado ya que no logran gastarse todo lo que programan, ya sea por no contar con los ingresos necesarios, o por no tener la capacidad de gestión. La gráfica muestra que en todos los años suben ambos.

El Presupuesto vigente del 2000 fue de  Q 21,352 millones y el del 2013 fue Q 66,985.  Esto es un crecimiento nominal de 206%, es decir que se multiplicó por 3.  Si hacemos un promedio sencillo, es decir dividir el crecimiento entre el número de años, tenemos que el crecimiento anual del presupuesto es de casi 16%.  Muy por encima de lo que ha crecido mi salario, y creo que el salario de la mayoría de quienes vivimos en Guatemala.

El presupuesto del 2014 es de Q 65,734.4 millones.  Para el 2015 el Ejecutivo envío un ante proyecto de presupuesto de 71,840.8 millones de quetzales, lo que significa un aumento del 11%.

La historia de los últimos 14 años nos muestra que los políticos se han puesto regularmente de acuerdo para aumentar el gasto del estado a un ritmo superior al crecimiento de los salarios de los guatemaltecos.  No es fácil detener el gasto del gobierno y más difícil aun reducirlo.

Cristian Álvarez

Director

Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas -CADEP-

La Tiranía del Status Quo

"La Tiranía del Estauts QuoMilton y Rose Friedman, escriben “La tiranía del Estatu quo”, en 1983 con la idea de comentar sobre los primeros años del gobierno de Ronald Reagan, las promesas cumplidas y los pendientes       que se ven en lo que resta del primer mandato y los retos para un segundo mandato.

Hay varias partes que vale la pena comentar del libro, y no sé  por cual empezar, pero hay un ejemplo sobre lo difícil que es saber el costo de un sencillo documento impreso por el gobierno.  Y con esto ejemplo, Friedman concluye: El gobierno se ha convertido en una organización totalmente inaccesible a cualquier ciudadano y resulta literalmente incontrolable para el colectivo de i individuos, el cual se alimenta de sí mismo (y de nosotros) y crece más y más como un gigantesco tumor.

A pesar de los avances en el acceso a la información vía internet, y lo fácil que se ha vuelto procesar datos, la burocracia se las ha ingeniado para complicar el acceso a los costos de los servicios que el gobierno ofrece, haciendo muy difícil para los analistas e imposible para los ciudadanos comprender cuanto nos cuesta los servicios gubernamentales.

Este problema no solo ayuda a la ineficiencia del sector estatal, sino que se ve alimentada porque tras esta maraña de números se facilita esconder los casos de corrupción, lo que premia a quien complica la contabilidad del estado.  Y claro que no hay incentivos en el actuar de los políticos de desenredar tal enredo.

Por supuesto esta dificultad de entender el manejo de las finanzas del estado, nos hace alejarnos a los ciudadanos aún más del quehacer de los gobernantes, pues implica dedicar más tiempo a estudiar estos procesos. Ocultar la información, de forma legal,  ayuda a que los ciudadanos no se ofenden de los desmanes de los políticos, así que esta ignorancia nos hace parte de alimentar a este gigante tumor, que poco a poco consume más y más de los recursos que democráticamente se los entregamos.

Democráticamente debemos exigir una nueva ley de compras y contrataciones, una contabilidad más sencilla y un acceso en tiempo real y sin restricciones a las bases de datos de la contabilidad nacional.   Sabemos que no es fácil, pues peleamos con condiciones desfavorables, pues debemos trabajar para pagar impuestos, para nosotros mismos y si nos quedan fuerzan invertir en mejorar las instituciones.  Mientras que nuestro rival solo trabaja para ellos mismos, pues nos expolia.

Experiencia 2013, Seminario Interuniversitario

Con la presencia de más de 200 alumnos, representantes de 9 universidades de Guatemala, incluidos amigos de Mazatenango, Quetzaltenango y San Marcos se desarrolló el XI Seminario Interuniversitario, que esta vez tuvo como sede a la Universidad Francisco Marroquín el día 24  y a la Universidad de San Carlos de Guatemala el día 25. Nuestros anfitriones nuevamente demostraron su entusiasmo con abrir las puertas a todas las universidades y los participantes evaluaron de forma positiva la oportunidad de conocer distintas universidades y compartir con alumnos de otras casas de estudio.

La discusión de ideas estuvo presente en los foros, en las conferencias y sobre todo en los grupos de trabajo. Como todos los años el tiempo de preguntas y respuestas no alcanzó y en los grupos de trabajo muchos temas de discusión quedaron pendientes.

Lo bonito del evento fue lograr que los participantes saliesen con más ganas de formarse, que se diesen cuenta que hay muchas ideas alrededor de como solucionar y abordar los distintos problemas que la verdad no es tan evidente cómo muchas veces creemos, un análisis serio, con datos en mano, es importante para ir afinando nuestras ideas.

La ignorancia nos detiene

La ignorancia nos detiene

Mientras conducía a mi casa el jueves último, seguía pensando en una plática que había tenido sobre el rol del estado en la economía. El compañero que exponía su pensar sobre la creciente tasa de desempleo en el país opinaba determinantemente que el estado no estaba haciendo nada para detenerla y que era su responsabilidad velar por que los guatemaltecos tuvieran empleo y por lo tanto debían decidir “crear fuentes de empleo” para los desafortunados en el país.

Sin embargo, me detuve a pensar cómo podía crear fuentes de empleo el gobierno en las regiones más pobres del país.  La respuesta era simple, quitando empleos en un lugar y colocándolos ahí, o abriendo más plazas dentro del ineficiente sistema.

Me causa mucha frustración pensar que los guatemaltecos piensen que es el rol del estado proveer empleos, y velar por que los verdaderos empleadores, los empresarios, sigan empleando a personas ineficientes que disminuyen la producción. Sin mencionar los impuestos y salarios mínimos que no logran nada más que el desempleo mismo-

¿Acaso seguimos en la era keynesiana donde el estado debe contratar a personas que hagan hoyos en la calle y otros para que las tapen?

¿Acaso no hemos aprendido la valiosa lección que hace siglos los comerciantes expresaron en Francia clamando al estado Laissez Faire?

¿Aún estamos pensando en que lo mejor para mantener empleos es devolver un tractor por palas?

Porque como ya lo han expuesto varios economistas, si el rol del estado fuera proveer empleo serian también ineficientes, porque sería más eficiente quitar las palas y exigir que trabajen con cucharas, claro, si de dar empleo se tratara. “A lo loco”, en buen chapín.

Seamos personas lógicas y no exijamos al estado que venga a proveer empleos. ¡Exijamos mejor que nos dejen trabajar! ¡Exijamos que se cumplan las reglas del juego! ¡Exijamos que cumplan su deber de otorgar seguridad y justicia!

Existen suficientes retos y problemas en el mundo laborar ¡El estado no debe ser uno más!

Jorge Miguel Molina

Macroeconomía

Estudiante de la Universidad Del Valle de Guatemala

Los grandes trabajos de Buchanan

En esta dirección podrán acceder a algunos de los trabajos mas destacados de de James Buchanan.  Si quieren adentrarse a las ideas de Public Choice, con esta bibliografía dan un gran paso.

James M. Buchanan

http://oll.libertyfund.org/index.php?option=com_staticxt&staticfile=show.php%3Ftitle=280&Itemid=27

Héroes anónimos

Siempre que ves una ciudad bonita, como la ciudad de Guatemala, Xela, la Antigua, Boston etc. Detrás de éstas hay muchas personas produciendo, es decir, para poder construir una ciudad, mantenerla y remodelarla, se necesita mucha producción.   Al hablar de ciudad hago referencia a edificios, parques, hoteles, restaurantes, calles, en fin, tantas cosas que hacen a las ciudades distintas unas de otras.

Detrás de cada edificio de oficinas, quienes compran o que alquilan el mismo, hay empresas que tienen producción dentro o fuera de la ciudad,  por ejemplo los ingenios, ocupan espacios importantes dentro de los edificios más bonitos de ciudad de Guatemala y los pagan con producción de caña y generación de electricidad, son muchas personas trabajando.  Detrás de los colegios, hay muchos padres de familia que madrugan para salir a trabajar de vendedores, panaderos, taxistas, costureros, banqueros, maestros etc.  Para tener una ciudad bonita hay que producir, por eso Santiago de Chile es más bonito que la Ciudad de San Salvador, y Madrid supera Santiago, pero New York supera a Madrid. Vemos claro que la riqueza de un país poco a poco se va permeando en las ciudades.

También los parques y servicios públicos como alcantarillados y banquetas,  necesitan que muchos produzcan para que se paguen impuestos municipales y las autoridades locales puedan tener la ciudad con parques limpios, abundante agua, y otros servicios que aumentan la calidad de vida de los habitantes.

La vida en la ciudad demanda a sus habitantes producir para lograr pagar sus distintas facturas, y poco a poco se pierde el típico contacto característico de las comunidades más pequeñas. Pero siempre aparece un buen tipo, alguien que simplemente está pensando en cómo te puede ayudar, y debo admitir, que son de las sorpresas más gratas que da la vida conocer a estos ciudadanos, que son verdaderos héroes anónimos.

Este fin de semana organizamos el IV Seminario interuniversitario “economía para la política” en Xela, y como siempre los que vamos de la ciudad de Guatemala disfrutamos de las cosas bonitas que tiene Xela, como su parque central, sus edificios antiguos,  la hospitalidad de sus habitantes, la comida, sus calles, su clima, etc.  Y tuve la oportunidad de conocer un grupo de profesores de las distintas universidades presentes en Xela y Mazatenango que se esforzaron en promover el evento entre sus alumnos, sin más interés que el que sus alumnos aprendan.  Ellos son verdaderos héroes anónimos, que en silencio construyen una mejor ciudadanía, que en silencio son parte de todo lo bueno que tenemos en Guatemala, y que luchan por disminuir lo malo que abate a los habitantes de sus comunidades.

Estos héroes te sorprenden tanto porque simplemente no se preocupan de los aplausos. Sigue leyendo