¿Cómo quedó el Congreso?


Alrededor de un mes después de las elecciones generales, el Tribunal Supremo Electoral —TSE— oficializó los resultados. La atención se centra en una segunda vuelta por la presidencia entre Torres y Giammattei; sin embargo, ahora también se conoce la composición del nuevo Congreso. En este artículo, se presentan las curules que obtuvo cada partido y a aquellos que quedaron fuera del juego. Además, se utiliza la herramienta de public choice para entender cómo un sistema proporcional y la preferencia partidaria de la población influyen en estos resultados.

Con estos resultados se confirma que 19 partidos conformarán el Congreso 2020-2024, provocando la desaparición de los siete restantes.

Recientemente, el TSE dio a conocer los resultados de la elección de los 160 diputados al Congreso. Ninguno de los partidos cuenta con una mayoría absoluta; sin embargo, la UNE obtuvo 52 curules, lo que representa una gran ventaja con respecto a lo demás. Le siguen Vamos, UCN y Valor, cuyos escaños obtenidos son 17, 12 y 9 respectivamente. Asimismo, cabe resaltar que los que cuentan con menos diputados electos son PAN, Podemos y MLP; los últimos dos, únicamente con una curul. Con estos resultados se confirma que 19 partidos conformarán el Congreso 2020-2024, provocando la desaparición de los siete restantes (Pocasangre, 2019). En la Figura 1 se amplía la distribución de curules. 


Figura 1. Fuente: Morales, 2019.

Ahora bien, los resultados permiten observar los efectos de un sistema proporcional. Se utiliza este concepto cuando los partidos obtienen en el Congreso una representación proporcional a los votos que obtuvieron. Cabe resaltar que es el sistema ideal para generar un alto multipartidismo. Esto significa varias bancadas con pocos diputados, lo cual se traduce en muchas fuerzas divididas al momento de enfrentarse a la bancada mayoritaria, en este caso la UNE. (Holcombe, 2016). 

Asimismo, una posible explicación para el alto porcentaje de escaños de la UNE se relaciona con lo expuesto en el artículo sobre listados electorales. Guatemala cuenta con la modalidad de listas cerradas para elegir al Legislativo, lo que quiere decir que los ciudadanos no votan directamente por los candidatos, sino por los partidos. Esto desincentiva a los votantes a indagar acerca de los postulantes y los impulsa a permanecer racionalmente ignorantes, provocando que se vote por aquello que ya es conocido, en este caso el partido, sin incurrir en costos para informarse (Holcombe, 2016). De acuerdo con un estudio de CID Gallup (2019), el 16% de la población prefiere a la UNE sobre el resto, posiblemente por ser uno de los partidos más conocidos a nivel nacional. Esta popularidad le permitió ganar más votos y superar las fuerzas del resto dentro del Congreso. 

Esto desincentiva a los votantes a indagar acerca de los postulantes y los impulsa a permanecer racionalmente ignorantes.

Resumiendo, se puede decir que el sistema proporcional tuvo efectos notables en la nueva composición del Congreso. Por un lado, el favoritismo de cierta parte de la población hacia la UNE le abrió las puertas para obtener una gran cantidad de curules y superar al resto. Por otro lado, el sistema proporcional resultó en un Legislativo sumamente dividido en varias bancadas con pocos diputados. Ahora bien, ¿modificará esto las dinámicas de poder?, ¿se verá afectada la agenda legislativa nacional?, ¿permanecerán los diputados electos fieles a sus partidos?

Referencias

  • CID Gallup. (2019). Opinión pública Guatemala. Recuperado de https://bit.ly/2MpdAOX
  • Holcombe, R. (2016). Advanced Introduction to Public Choice. Massachusetts: Edward Elgar Publishing.
  • Morales, E. (2019). Así quedó el Congreso. [Figura]. Recuperado de https://bit.ly/2JI4N5Z
  • Pocasangre, H. (11 de julio del 2019). Diputados electos para el Congreso de Guatemala 2020-2024. República. Recuperado de https://bit.ly/2xUFCHP

Por ¿Cómo quedó el Congreso?
25 de julio del 2019


AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Otros artículos que te pueden interesar


Unas elecciones extrañas. ¿Es la baja participación el problema?

Las últimas elecciones que han tenido lugar en Guatemala han  dejado un mal sabor de boca. El proceso electoral ha estado marcado por varios eventos...

¿Cómo quedó el Congreso?

Alrededor de un mes después de las elecciones generales, el Tribunal Supremo Electoral —TSE— oficializó los resultados. La atención se centra en una segunda vuelta...

Ahora, hablemos del financiamiento electoral

Luego de la primera vuelta de las elecciones, se han publicado algunos artículos interesantes planteando varias ideas para la discusión académica. Por ejemplo, un artículo...