¿Por qué el presupuesto general de la nación siempre aumenta?



María Isabel Castañeda

Estudiante de Ciencia Política del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la UFM. 

En el artículo «Presupuesto y burocracia: ¿Los grandes vencedores?», Otto Solórzano nos introdujo a qué es el presupuesto y cómo se ha repartido, a grandes rasgos, en los últimos años. Sin embargo, no se presentan los medios por los cuales las agencias del gobierno buscan maximizar su presupuesto. Por esta razón y sabiendo que el presupuesto presentado para el 2020 no fue aprobado por el Congreso, en este artículo se buscará explicar el mecanismo detrás de su aprobación.

¿Qué incentivos tienen los burócratas para incrementar su presupuesto? Primero, al obtener un mayor presupuesto, se pueden realizar más contrataciones de personal. Por lo general, al obtener ambas condiciones —más presupuesto y más personal— el burócrata tiende a ganar más. En segundo lugar, mayor presupuesto también significa más poder y prestigio, algo que cualquiera querría aumentar. Asimismo, un mayor presupuesto permite también la movilidad de cargos, lo cual motiva a maximizar el presupuesto. No obstante, así como puede haber intereses personales, el incremento del presupuesto también puede deberse al compromiso de los burócratas con su agencia y su misión (Holcombe, 2016). 

Mayor presupuesto también significa más poder y prestigio, algo que cualquiera querría aumentar.

Ya hemos dejado claro que todos los burócratas quieren aumentar su presupuesto, pero ¿cómo lograrlo? Las agencias del gobierno tienen la presión de compartir el mismo «patrocinador», que recibe propuestas de todas y cada una de ellas. Para lograr destacar entre las demás, cada agencia presentará cómo se ha ejecutado su presupuesto y buscará justificar de alguna manera la necesidad de aumentarlo. Asimismo, las agencias podrían buscar el apoyo de miembros de comités del Congreso que tengan interés en la misión y el desenvolvimiento de la misma, ya que es este ente el que se encarga de aprobar el presupuesto (Holcombe, 2016). 

¿Podemos realmente saber si el presupuesto se ejecuta de manera eficiente? Medir la eficiencia de las agencias del gobierno, es decir, si los proyectos en los cuales se ha invertido han traído los beneficios esperados, puede resultar complicado. ¿Por qué? A diferencia de las transacciones de mercado —donde el valor creado se determina a través de la disposición del consumidor a pagar por el bien o servicio ofrecido— (Holcombe, 2016), en el ámbito público no es tan fácil hacer esta medición. Esto se debe a que no son los consumidores quienes pagan por el bien o servicio directamente y, probablemente, no tienen otra alternativa a la cual recurrir.  

A diferencia de las transacciones de mercado —donde el valor creado se determina a través de la disposición del consumidor a pagar por el bien o servicio ofrecido—, en el ámbito público no es tan fácil hacer esta medición.

El proyecto de presupuesto general de la nación para el próximo año no fue aprobado por el Congreso de la República por falta de consenso y por responder a intereses personales y no de la población según declaraciones de diputados (Rivera y Orozco, 2019). Al no ser aprobado, el presupuesto para el próximo año permanece igual que el del presente; es decir, Q87 mil 715 millones. Sin embargo, es más importante analizar si las agencias del gobierno realmente hacen un buen uso del presupuesto y si en efecto este maneja de manera eficiente. El reto para el nuevo gobierno será entonces lograr una recaudación efectiva, ¿qué implicaciones tendrá esto para el nuevo gobierno? 

Referencias

  • Holcombe, R. (2016). Advanced Introduction to Public Choice. Massachusetts: Edward Elgar Publishing.
  • Rivera y Orozco. (20 de noviembre de 2019). Diputados celebran la no aprobación del presupuesto 2020. Prensa Libre. Recuperado de https://bit.ly/2rUCHiA 
Deja una respuesta
3 de diciembre del 2019

¿Quiénes somos?

El Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas —CADEP— es el núcleo de investigación del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco Marroquín. Fue fundado en el año 2002 con el objetivo de promover la teoría de la elección pública —en inglés, public choice—, una herramienta de análisis que utiliza la economía para estudiar la política.

AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Otros artículos que te pueden interesar


Burocracia y sector privado en el futuro de la exploración espacial

El interés por el espacio en la sociedad ha renacido en los últimos años gracias al impacto mediático que ha generado SpaceX y la fuerte...

Un héroe más allá del muro

El muro que separa a Occidente de China en el siglo XXI no se levanta ladrillo sobre ladrillo, sino algoritmo sobre algoritmo. Y dista mucho...

Más policentricidad, mejor salud pública

El pasado mes publicábamos en este espacio un artículo titulado “En defensa de la policentricidad: antídoto contra la pandemia”. En él, defendíamos la cooperación público-privada...