El poder de los grupos de interés en el fútbol femenino



Laura Arce

Estudiante de Relaciones Internacionales con una especialización en Comercio Exterior del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la UFM. Le apasiona el fútbol, el debate y las formas políticas alternativas.

El 8 de mayo del 2019, la selección femenina de fútbol de Estados Unidos (USWNT) demandó a su federación (US Soccer) por discriminación de género. El equipo argumentaba que, a pesar de obtener mejores resultados y generar más ganancias para la federación, se les pagaba menos que a la selección masculina. 

Actualmente, el equipo femenino y masculino se encuentran en regímenes distintos de pago. Aunque durante varios años el equipo masculino generó más ganancias para la federación, ese no ha sido el caso en el último lustro. Vale la pena mencionar que US Soccer agrupa sus ganancias por patrocinios de marca y de ventas de transmisión local, por lo que es difícil diferenciar entre lo que genera el equipo masculino y el femenino en estos ámbitos. Sin embargo, la federación presenta un informe por equipos que facilita la tarea.

Actualmente, el equipo femenino y masculino se encuentran en regímenes distintos de pago. Aunque durante varios años el equipo masculino generó más ganancias para la federación, ese no ha sido el caso en el último lustro.

En el período que va desde el 2016 al 2018, el equipo masculino generó $49.9 millones de dólares en ganancias de acuerdo al un informe presentado por US Soccer. En el mismo período, la selección femenina generó $50.8 millones de dólares en ganancias. En el 2019, el partido del equipo masculino con mayor cantidad de aficionados fue el jugado contra México (que por razones culturales tiende a vender más entradas) con casi 48,000 espectadores. Sin embargo, su promedio de asistencia fue de 23,306 espectadores por partido mientras que el de las mujeres fue de 25,122, un 8% más. Por otro lado, el partido con mayor asistencia del USWNT en el mismo año obtuvo más de 49,500 espectadores

Tras la segunda victoria del USWNT en la Copa del Mundo, este equipo ha mantenido su popularidad. La final fue vista, solamente en Estados Unidos, por más de 15.9 millones de personas. Esto lo convirtió en el segundo partido de fútbol más visto, masculino o femenino, desde la final de Canadá 2015 en la que más de 25 millones de personas vieron a la selección femenina ganar el torneo. Además, representó un aumento del 22% en comparación a la cantidad de espectadores de la final del Mundial de Rusia 2018. Sin embargo, a las mujeres no solo se les sigue pagando un 38% menos, sino que no se les paga si pierden los partidos.

Esta demanda se ha extendido desde hace más de un año, pero el momento clave se dio a principios de marzo del 2020, cuando US Soccer argumentó que la diferencia en el pago se debía a que se requiere menos habilidad para jugar al fútbol femenino que para jugar al masculino. Esta afirmación contrasta con el hecho de que la selección femenina haya ganado las últimas dos ediciones de la Copa del Mundo mientras que la masculina no pasó de octavos de final en Brasil 2014 y no logró clasificarse para Rusia 2018.

¿Por qué es tan importante este suceso? Porque nos permite ejemplificar la importancia de los grupos de interés en todo tipo de política; sí, incluso en la que se da en el fútbol. Según la teoría del public choice, los grupos de interés son personas unidas bajo un mismo objetivo que hacen lobby a una institución (normalmente el gobierno) con el propósito de que sus intereses sean beneficiados por dicha institución.

¿Por qué es tan importante este suceso? Porque nos permite ejemplificar la importancia de los grupos de interés en todo tipo de política; sí, incluso en la que se da en el fútbol.

Después de que la argumentación de US Soccer frente a la corte se hiciera pública, muchos fanáticos expresaron su molestia. Sin embargo, a pesar de que la afición es una parte importante del fútbol, esta no tiene mucho poder frente a las federaciones. De hecho, ya son varias las veces que los fanáticos han mostrado su descontento contra la administración del presidente de la federación, Carlos Cordeiro, pero nunca habían tenido un impacto significativo.

Un grupo de interés muy importante para las federaciones es el formado por los patrocinadores. Esto se debe a que son ellos quienes ponen la mayor parte del dinero y, por ende, son la fuente de sus principales ingresos. Grandes compañías mostraron públicamente su rechazo ante la postura de US Soccer, incluyendo patrocinadores como Coca-Cola, Visa, Volkswagen (quién provee más de 10 millones de dólares al año a la federación) y Nike (quien en el 2018 pagó más de $27 millones a la federación). El poder de este grupo específico de interés es tal que se logró que Cordeiro renunciara y US Soccer cambiara su estrategia legal.

Los patrocinadores son un grupo de interés importante por el poder que tienen sobre la institución en cuestión. Aunque probablemente no tenían especial interés en conseguir la renuncia del presidente de la federación, sí lo tenían en quedar bien ante los aficionados. Estaban incentivados a esto puesto que saben que vender su imagen como la de una compañía que no solo apoya el fútbol, sino también a las jugadoras más influyentes del mundo es algo que les ayuda en sus ventas. La federación estadounidense se vio obligada a tomar una acción significativa, como lo es la renuncia de su presidente, pues sabía que no se podía dar el lujo de perder gran parte de sus ingresos. Esto demuestra que, aunque la afición debería ser el público objetivo de la federación, esta, como cualquier otra institución, se deja llevar por la presión que los grupos de interés son capaces de ejercer. 

Deja una respuesta
15 de septiembre del 2020

¿Quiénes somos?

El Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas —CADEP— es el núcleo de investigación del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco Marroquín. Fue fundado en el año 2002 con el objetivo de promover la teoría de la elección pública —en inglés, public choice—, una herramienta de análisis que utiliza la economía para estudiar la política.

AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.


Otros artículos que te pueden interesar


Un intento de desambiguación del capitalismo (dada la impunidad de mercado de Avianca)

Las palabras se utilizan de acuerdo a sus usos. Y muchas veces, se usan totalmente desligadas de su significado original. El presidente de la nación...

¿Qué economías se recuperarán más rápido?

Ante el COVID-19, surgido en un pueblo de China y extendido en pocos meses a cada rincón del mundo, los gobiernos decidieron aplicar una política...

¿Por qué la interacción política no es importante para el guatemalteco “de a pie”?

Guatemala es un país atravesado por una frontera de perspectiva, interpretación e interés que divide en su mayoría al sector público y al sector privado....