Filosofía política

Olav Dirkmaat / septiembre del 2022

Según McCloskey, las culturas producen instituciones. Según los (neo)institucionalistas las instituciones producen culturas. ¿Quién tiene razón?

Alejandro Gómez / agosto del 2022

En estos tiempos en los que el fantasma de la guerra se cierne sobre Europa, es bueno reflexionar sobre la visión de Juan Bautista Alberdi y ver qué aporte nos ofrece su mirada sobre la situación actual.

La era postmoderna, ilustra una clara diferenciación entre lo que compete al Occidente del mundo y todo aquello que atenta contra los valores, ideales y las bases sobre las cuales se sitúa una noción hegemónica.

Sebastián Morales / noviembre del 2021

¿Cuáles son algunos de los argumentos de Tullock contra la corriente de derecho anglosajón, el common law?

Mario A. Duarte / noviembre del 2021

¿Es el lobbying una práctica legal que le ha devuelto la voz y el derecho de petición a grupos desfavorecidos, marginados e ignorados?

Santiago Dussan / noviembre del 2021

Un agente estatal no puede actuar de buena fe —así sea esta su intención—.

Santiago Dussan / octubre del 2021

¿Es cierto que abandonar una conciencia criminal y reemplazarla por una convicción de bondad hace del Estado un elemento más peligroso?

Olav Dirkmaat / agosto del 2021

¿Qué pretende el movimiento «plurinacional» en Guatemala? ¿Una mayor autonomía para comunidades locales o la captura del Estado?

Louis Brichaux / octubre del 2020

Comúnmente surge la pregunta, ¿existe democracia en Guatemala? Para responder a tal inquietud, no basta con revisar la Constitución. Más allá de lo expresado en papel, el ejercicio democrático tiene que consolidarse para que realmente haya democracia. Pero ¿qué es un sistema democrático? No se debe confundir este con aquel…

Eduardo Fernández Luiña / febrero del 2020

1. Introducción  El capital social es un elemento esencial de las sociedades saludables. Aquellas que confían tanto interpersonal como institucionalmente suelen disfrutar de mayor calidad democrática y prosperidad. Por el contrario, las sociedades con bajo capital social poseen sociedades civiles débiles, desconfiadas, incapaces de desarrollar acuerdos intertemporales de largo plazo…