Los incentivos detrás de las comisiones de trabajo


El Congreso de la República es una de las instituciones con más relevancia del país. Las decisiones que ahí se toman afectan a la vida de los ciudadanos y a la realidad nacional. Una parte importante de este son las comisiones de trabajo, creadas en un intento por descongestionar la agenda legislativa, maximizar el valor de las leyes y trabajar de manera más eficiente. A continuación, se presenta una explicación de cómo estas funcionan en Guatemala, su razón de ser y qué incentivos pueden generar de acuerdo a la teoría de public choice.

«Se trata de órganos técnicos de estudio y conocimiento por medio de los cuales los diputados discuten diversos asuntos que el pleno somete a su consideración o que promueven por su propia iniciativa».

El Congreso de Guatemala se apoya en el sistema de comisiones de trabajo. Se trata de órganos técnicos de estudio y conocimiento por medio de los cuales los diputados discuten diversos asuntos que el pleno somete a su consideración o que promueven por su propia iniciativa. Estas comisiones se conocen como ordinarias y hoy en día existen 38, aunque el Legislativo puede crear comisiones extraordinarias o específicas según lo considere necesario (Congreso de la República de Guatemala, 2017). 

«De las 38 comisiones ordinarias, algunas tienen mayor interés para los diputados debido a los temas que tratan, los recursos que movilizan y su relevancia en el contexto nacional».

De las 38 comisiones ordinarias, algunas tienen mayor interés para los diputados debido a los temas que tratan, los recursos que movilizan y su relevancia en el contexto nacional. Entre estas se pueden mencionar Finanzas, Asuntos Electorales, Asuntos Municipales, Economía y Comercio Exterior y Comunicaciones. Cabe destacar que estas comisiones de mayor relevancia son presididas por el partido oficial —en este caso, FCN— o por bancadas representadas en la Junta Directiva del Congreso. También es frecuente que los partidos con mayor representación logren presidir entre 4 y 10 comisiones, mientras que aquellos con menor fuerza legislativa presidan una sola (Álvarez, 2019). 

Ahora bien, el propósito de estas comisiones es evitar que la carga legislativa aumente y se congestionen los procesos de una agenda legislativa que tiene las características de un bien de uso común: alta rivalidad y baja excluibilidad. Si todos los congresistas tuvieran acceso a ella, existiría la posibilidad de proponer una cantidad excesiva de legislación. Por el contrario, las comisiones permiten que se consideren y pasen más temas de legislación al asignar derechos de propiedad a distintas partes de la agenda (Holcombe, 2016).

Asimismo, public choice expone que los miembros de las comisiones tienen el incentivo de ser más productivos con su porción de la agenda legislativa. Esto se debe, entre otras razones, a que un congreso es mejor visto si aprueba muchas leyes, aunque estas no sean necesariamente positivas. Se busca maximizar el valor de estas y, así, maximizar también el valor de los diputados. Esto beneficia a su imagen pública y atrae votos para una reelección. Cabe resaltar también que los congresistas intentan formar parte de comisiones en las que tienen especial interés y de las que pueden extraer distintos beneficios (Holcombe, 2016). Esto explica que los oficialistas busquen presidir temas de gran envergadura como elecciones, finanzas, seguridad nacional o la Constitución. 

«Public choice expone que los miembros de las comisiones tienen el incentivo de ser más productivos con su porción de la agenda legislativa. Esto se debe, entre otras razones, a que un congreso es mejor visto si aprueba muchas leyes, aunque estas no sean necesariamente positivas».

En pocas palabras, el Congreso se apoya en el sistema de comisiones de trabajo para que se consideren y pasen más leyes, en lugar de tener una agenda congestionada y poco productiva. Bajo la teoría de public choice, se puede afirmar que los diputados buscan maximizar su propio valor; por lo tanto, tienen el incentivo de manejar de mejor manera las comisiones a las que pertenecen y las leyes que proponen. Sin embargo, este sistema también puede ser usado para que los congresistas tengan amplio control sobre aquellos temas que los pueden beneficiar o que pueden usar a su favor.

Referencias

  • Álvarez, C. (17 de enero de 2019). Congreso designa las presidencias de las comisiones de trabajo del 2019. Prensa Libre. Recuperado de https://bit.ly/2RylAzk
  • Congreso de la República de Guatemala. (2017). Comisiones de trabajo. Recuperado de https://bit.ly/2ySuvjq
  • Holcombe, R. (2016). Advanced Introduction to Public Choice. Massachusetts: Edward Elgar Publishing, Inc.


Por Anelisse Reyes
4 de septiembre del 2019


AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Otros artículos que te pueden interesar


Las particularidades del sistema político indio

La razón por la que las democracias occidentales dan tanto valor a las elecciones es porque permiten a los ciudadanos participar en la selección de...

Los incentivos detrás de las comisiones de trabajo

El Congreso de la República es una de las instituciones con más relevancia del país. Las decisiones que ahí se toman afectan a la vida...

La enfermedad rotatoria del sistema político guatemalteco

Hace dos semanas, Edgar Gutiérrez Aiza nos hablaba en este espacio de la necesaria profesionalización de los políticos. En opinión del politólogo guatemalteco, la profesionalización...