¿Por qué no abrimos un negocio?


clock

Lectura promedio: 3 minutos



Conceptos: Incentivos

Facundo Vazquez

Futuro internacionalista del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales. Apasionado de la lectura, astronomía y de la búsqueda del desarrollo de nuestra región.

¿Quién no tiene un familiar o conocido con una empresa propia? Los emprendedores son uno de los mayores dinamizadores de la economía y una gran fuente de innovación y trabajo para la sociedad. Un estudio de la CEPAL y la Cooperación Técnica Alemana afirma que las pequeñas y medianas empresas ⁠—pymes⁠— tienen un gran impacto en la economía de los países al analizarse en conjunto. Entre los beneficios detectados están la eficiencia, la innovación, la productividad y el hecho de ser generadoras de empleo. El caso de Latinoamérica es similar; se consideran en gran medida el motor de la economía y están en el discurso de los políticos de la región. A pesar de que se les ayuda, existen impedimentos claros, la mayoría por la tardanza de los procesos. Esto tiene normalmente una causa simple: la burocracia. 

En el marco teórico de public choice se entiende a la burocracia como un ente que tiene sus propios intereses y cuya supervivencia no depende de generar beneficios para el colectivo de la sociedad. En su mayoría, los burócratas quieren incrementar sus propios ingresos, ya que se les paga más mientras más grandes sean sus funciones y su presupuesto. Al incrementar sus funciones, estos pueden alargar los procesos para que haya más trabajo y, por la misma lógica, ingresar más dinero a la agencia para solventar los gastos. Esta misma lógica se aplica a la parte de la burocracia administrativa que emite permisos para la creación de negocios. Pero ¿hay alguna forma de evaluar este impacto?

Doing Business es un estudio realizado por el Banco Mundial que mide los procesos y regulaciones existentes para abrir un negocio. En el apartado “Starting a Business” se describe cómo afecta la burocracia a la hora de abrir un negocio. Con ello se pueden medir los procedimientos, el tiempo y los costos necesarios para crear una pyme y que esta comience a funcionar legalmente. Para el propósito de este artículo solo nos centraremos en el número de procedimientos necesarios y los días que lleva realizarlos. Es en estos datos donde mejor se puede observar el impacto de la burocracia en la facilidad para abrir un negocio.

El resultado de la investigación de Latinoamérica y el Caribe se pueden observar en los siguientes gráficos. El número promedio de procedimientos a resolver es de 8.2 en la región, mucho más que los 4.9 que tienen los países de altos ingresos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico⁠—OCDE⁠—. Venezuela es el país que más tiene, con 20, y el menor es Jamaica, con 2 procedimientos. La mejor calificación centroamericana la tiene Guatemala, con 6 procedimientos, y la peor Honduras, con 11. 

Por otro lado, el número de días promedio para realizar los procesos en la región es de 28.5, una cifra muchísimo mayor al 9.3 que promedian los países de la OCDE. Venezuela y Jamaica continúan siendo los extremos opuestos del indicador con 230 y 3 días respectivamente. Panamá se convierte en el mejor ejemplo centroamericano con solamente 5.5 días y Belice en el peor con 43 días. En Guatemala se necesitan 15 días para realizar todos los procesos. 

Estos son unos primeros indicadores de la variabilidad que tiene la burocracia. Así como puede ser pequeña y facilitar procesos, sus intereses pueden también chocar con el interés económico y complicar todos los procesos haciéndolos casi imposibles de terminar. 

Si las pymes son el motor de la economía latinoamericana, ¿por qué complicamos su creación? El problema de los incentivos es algo complicado de resolver en el caso de la burocracia, ya que busca crecer en procesos a pesar de que lo que se necesita es que sean más simples. Encontrar el balance entre las necesidades de los burócratas y de las pymes puede ser la solución al problema actual. La región necesita la creación de pymes para facilitar su desarrollo y para que esto suceda es necesario pensar más allá de los procedimientos y el tiempo, hay que creer que los emprendedores pueden cambiar la región con sus innovaciones. Si lo hacemos, impulsaremos a estas personas a abrir un negocio. Pero, para que esto suceda, se necesitan procedimientos simples y rápidos. Ese es el objetivo. 

Deja una respuesta
19 de marzo del 2020

¿Quiénes somos?

El Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas —CADEP— es el núcleo de investigación del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco Marroquín. Fue fundado en el año 2002 con el objetivo de promover la teoría de la elección pública —en inglés, public choice—, una herramienta de análisis que utiliza la economía para estudiar la política.

AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.


Otros artículos que te pueden interesar


La regulación como expresión de desconfianza

La crisis provocada por el COVID-19 ha generado una oportunidad muy importante para el desarrollo y el crecimiento del Estado. Como el profesor Pablo Guido...

¿Qué economías se recuperarán más rápido?

Ante el COVID-19, surgido en un pueblo de China y extendido en pocos meses a cada rincón del mundo, los gobiernos decidieron aplicar una política...

Los barrancos y el capital social

Ciudad de Guatemala comprende una serie de elementos que vuelven de su día a día una realidad sumamente compleja y heterogénea. Por ello, todas las...