El rechazo de Mises a la anarquía


clock

3 minutos


Categorías: Democracia


Nicholas Virzi

Director ejecutivo del Centro de Estudios Económico-Sociales (CEES). Profesor de la Universidad Francisco Marroquín. 

¿Qué forma toma un Estado liberal en el paradigma miseano? Para empezar, se descarta la noción de cero Estado; Mises rechaza francamente el anarquismo, la ausencia o abolición del Estado. Como se ha establecido, Mises reconoce que la cooperación social no podría existir sin cierto nivel presente de compulsión y coerción. Mises le asigna al Estado el rol de proteger el sistema social contra los ataques de aquellos que planean acciones perjudiciales para los demás. Nuevamente anticipándose décadas a los argumentos de la escuela de public choice, Mises parte de la premisa de que los seres humanos no son ángeles. Siempre tiene presente que los individuos pueden promover sus intereses de corto plazo a expensas de todos los demás. Esto constituye el daño del principio liberal fundamental señalado por Rothbard. 


Mises le asigna al Estado el rol de proteger el sistema social contra los ataques de aquellos que planean acciones perjudiciales para los demás.

Mises recalca una y otra vez que una sociedad que no se prepara para resistir los ataques de agresores estará indefensa ante sus miembros antisociales. Por eso, considera que bajo la anarquía la sociedad estaría sometida a la misericordia de los individuos más antisociales. Mises concluye que la sociedad libre no podría existir si no estuviese preparada con antelación para aplicar o amenazar mediante la acción violenta, desde el Estado, a los individuos y las minorías que transgredan el orden social. 


Mises concluye que la sociedad libre no podría existir si no estuviese preparada con antelación para aplicar o amenazar mediante la acción violenta, desde el Estado, a los individuos y las minorías que transgredan el orden social. 

Mises establece claramente la necesidad de una maquinaria de Estado, un sistema de leyes y un gobierno para la existencia de una economía de libre mercado y una sociedad libre basada en ella. En el argumento de Mises, el Estado es una necesidad absoluta pese a sus defectos; aunque no nos guste, le corresponden tareas importantísimas para la vida en libertad. Entre ellas se incluyen la protección de la propiedad privada y el mantenimiento de la paz, sin la cual no se pueden obtener los beneficios de la propiedad privada. [1]

Mises destaca como filósofo social con amplio conocimiento de distintas áreas de las ciencias humanas. En este sentido, es importante recordar que la economía es solo un aspecto de la acción humana en el paradigma miseano. Este es un tema que ha ocasionado dura oposición por parte de los economistas tradicionales, que suelen modelar al hombre económico actuando en el campo económico. Incursionando en el campo de la ciencia política, Mises recurre al concepto tradicional del Estado como monopolio de la acción violenta legítima, el aparato social de compulsión y coerción. La defensa de la sociedad contra los males sociales previsiblemente ocasionados por individuos, como lo son la violencia, el robo y el asesinato, requiere de una institución que recurra a los mismos métodos de acción violenta para la prevención de los actos cuando sea necesario. [2]

Entonces, para preservar el orden social liberal, Mises deja claro que es necesario que sea el Estado/gobierno el que actúe en contra de los antisociales, no los individuos. Exceptuando casos de autodefensa, Mises explica que el individuo no es libre de usar la violencia o la amenaza de violencia si el Estado/gobierno no le ha otorgado este derecho. Mises considera importante hacer la distinción entre el empleo ilegal de la violencia y el recurso legítimo a la misma. El hecho importante para Mises es que las acciones altamente objetables cuando son perpetradas por individuos «no autorizados» son legítimas cuando son cometidas por las «autoridades». 

Es necesario que sea el Estado/gobierno el que actúe en contra de los antisociales, no los individuos.


[1] Este reconocimiento de la necesidad de un Estado/gobierno que percibe Mises como consecuencia obligada derivada de la naturaleza del ser humano y su imperfección es un tema que escapa el tema puntual del presente artículo, por lo que se explorará en un artículo posterior.

[2] En la situación actual de pandemia en el año 2020, la lógica del argumento miseano se extiende con facilidad a otros tipos de males sociales y conducta antisocial más allá de la violencia física. Este sería un tema de futura exploración.

Deja una respuesta
8 de septiembre del 2020

¿Quiénes somos?

El Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas —CADEP— es el núcleo de investigación del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco Marroquín. Fue fundado en el año 2002 con el objetivo de promover la teoría de la elección pública —en inglés, public choice—, una herramienta de análisis que utiliza la economía para estudiar la política.

AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.


Otros artículos que te pueden interesar


América Latina ante la recta final del 2020: pandemia, crisis y elecciones

Desde el punto de vista sanitario, los meses centrales del 2020 no han traído grandes cambios a la región. El 22 de mayo, la Organización...

¿Por qué la interacción política no es importante para el guatemalteco “de a pie”?

Guatemala es un país atravesado por una frontera de perspectiva, interpretación e interés que divide en su mayoría al sector público y al sector privado....

Taiwán durante la pandemia del coronavirus

El 2020 ha sido un año revelador. Un año durante el que han surgido nuevas preguntas sobre la situación de la humanidad. ¿Por qué las...