Presupuesto y burocracia: Habemus data


clock

Lectura promedio: 2 minutos



Categorías: Burocracia


Otto R. Solórzano

Politólogo con especialización en comercio exterior del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la UFM. Ha sido miembro del equipo de Model UN y de la Asociación de Estudiantes William E. Gladstone. Es profesor auxiliar del curso de Pensamiento Crítico.

Si recordamos la primera entrega de Presupuesto y burocracia: ¿los grandes vencedores?, cerramos con que la mayor parte del presupuesto era consumida por el área de funcionamiento. El Congreso no conoció el proyecto de presupuesto del 2020, lo que lleva a que la nueva administración tenga el mismo del año anterior, que ronda los 88 mil millones de quetzales, de los cuales el 64% se destina a funcionamiento. Es decir, la mayor parte del presupuesto se va en salarios, insumos, cumplimiento de pactos colectivos, etc. De lo anterior nace la siguiente pregunta: ¿funcionamiento y burocracia son lo mismo? Mi respuesta es sí. 

Para hablar de burocracia, considero necesario regresar a la definición que nos da Holcombe (2016): son los ejecutores de la política pública. En ese sentido, podemos rápidamente identificar que la burocracia son todos aquellos actores que están involucrados en la ejecución de la actividad estatal. Ahora bien, ¿cómo lo adaptamos a Guatemala? Cuando se habla de burocracia, uno de los ejemplos que se nos viene a la mente con facilidad es el de los sindicatos, un colectivo de trabajadores organizados que maximiza rentas. 

Considero necesario regresar a la definición que nos da Holcombe (2016): son los ejecutores de la política pública.

Estos son el ejemplo perfecto, ya que en la gran mayoría de carteras del Ejecutivo muchos trabajadores están sindicalizados. Los ejemplos más sonados son el sindicato de magisterio —Ministerio de Educación— y el de Salud —Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social—, que al mismo tiempo son los más rentistas. Ser parte de estos te da acceso a un mundo lleno de beneficios a costa del contribuyente; aparte de salarios y bonos de ley, puedes optar a  bonos extras y plazas vitalicias, algunas incluso heredables. Es esto lo que nos brinda una clara noción de que sí tenemos un órgano administrativo que se encarga de la ejecución de políticas públicas y de maximizar los beneficios que obtiene del presupuesto. 

Ahora, veamos los datos. El Estado, en el marco del Censo 2019 realizado por el Instituto Nacional de Estadística —INE—, el Ministerio de Economía y otras instituciones, ha publicado datos nunca antes oficiales sobre los trabajadores del Estado. Es un hecho sin precedentes que revela la «módica» cifra de 292,753 trabajadores, a la que podemos agregar los 32,000 no encontrados en sus puestos. Además de ese, hay otros datos interesantes: 

  • el 92 % de los trabajadores censados trabajan en los ministerios;
  • el 67% tiene cargos fijos y el 32% temporales;
  • Solo el 37% tiene educación universitaria. 

Consecuentemente, esto nos lleva a afirmar que los verdaderos maximizadores son los trabajadores de la administración central, ya que en esta recae la mayor cuota de recursos humanos según el censo del 2019. Sin embargo, a pesar de que el censo muestra datos muy interesantes y que jamás habían sido conocidos, no profundiza en elementos que arrojarían mucha luz sobre el funcionamiento de la administración. No sabemos, por ejemplo, cuántos sindicatos hay, el porcentaje de empleados que están sindicalizados ni todo lo que conlleva lo anterior. 

A lo largo de estos dos artículos sobre presupuesto y burocracia, hemos explorado tres aspectos. Primero, hemos visto que podemos considerar a los burócratas como maximizadores de riqueza. En el caso de Guatemala, podemos decir que es para obtener mejores beneficios, tanto monetarios como no monetarios. Segundo, habemus data. Ahora tenemos datos frescos sobre cuántas personas trabajan en el Estado, dónde, cuánto ganan. Esta información, desde luego, será útil para futuros análisis. Tercero, queda claro que el presupuesto se concentra en el funcionamiento y eso es algo que debemos cambiar. Los recursos son escasos y la necesidad de un presupuesto balanceado en Guatemala es cada día mayor.

Referencias

  • Escobar, I., Orozco, A. (2019). Censo revela cuántas personas trabajan para el Estado y cuánto ganan. Prensa Libre. Recuperado de https://www.prensalibre.com/guatemala/politica/censo-empleados-publicos-guatemala-2019/
  • Gamarro, U. (2019). Presupuesto 2019 será adaptado a prioridades del 2020, según autoridades designadas. Prensa Libre. Recuperado de https://www.prensalibre.com/economia/presupuesto-2019-sera-adaptado-a-prioridades-del-2020-segun-autoridades-designadas/
  • Holcombe, R. (2016). Advance Introduction to Public Choice. Massachusetts: Edward Elgar Publishing.
  • Instituto Nacional de Estadistica INE. (2019). Censo Nacional del Recurso Humano 2017-2018. [Documento PDF]. 
Deja una respuesta
7 de enero del 2020

¿Quiénes somos?

El Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas —CADEP— es el núcleo de investigación del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco Marroquín. Fue fundado en el año 2002 con el objetivo de promover la teoría de la elección pública —en inglés, public choice—, una herramienta de análisis que utiliza la economía para estudiar la política.

AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.


Otros artículos que te pueden interesar


La regulación como expresión de desconfianza

La crisis provocada por el COVID-19 ha generado una oportunidad muy importante para el desarrollo y el crecimiento del Estado. Como el profesor Pablo Guido...

¿Quién es James M. Buchanan?

Antes de las dos guerras mundiales, la participación del Estado sobre la economía era mínima. En la segunda mitad del siglo XX alcanzó niveles elevados....

América Latina, víctima de sí misma en la elección para presidente del BID

El escritor argentino José Hernández, en la segunda parte de su emblemática creación sobre la vida de Martín Fierro, escribía unos versos que, con la...