¿Por qué todas las campañas electorales son iguales?



Gabriela Escobar

Estudiante de Ciencia Política del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la UFM. Le gusta debatir como ejercicio para analizar temas y situaciones desde distintos puntos de vista, y empatizar con diferentes posturas.  

Las votaciones para la primera vuelta de las elecciones presidenciales 2019 se acercan cada vez más; serán el próximo domingo 16 de junio. Sin embargo, según la encuesta realizada por  ProDatos, hasta el mes pasado, el 21.4 % de las personas encuestadas no expresaba preferencia por ningún candidato en particular. Esto se debe, en gran parte, a que la población no tiene un conocimiento profundo de los partidos, los candidatos y los planes de gobierno (Redacción Prensa Libre, 2019).

En efecto, en un análisis del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (2019) sobre los diferentes planes de gobierno, se observa que a pesar de que falta menos de un mes para las elecciones, solo 8 de los 24 partidos participantes presentan este tipo de propuestas. Estos datos resultan impactantes, sin embargo, no se puede culpar por completo a los partidos políticos. Estas organizaciones no se preocupan por presentar planes serios que incluyan los proyectos que implementarían si llegaran al poder porque la población no se muestra crítica ni está comprometida con su rol de órgano fiscalizador. La sociedad civil no demanda propuestas concretas y, como resultado, los políticos no las ofrecen. Pero ¿cómo puede explicarse que los ciudadanos no estén interesados en las propuestas de sus futuros líderes?

Siguiendo el marco teórico de public choice, se puede partir de dos supuestos acerca de los votantes: primero, estos son racionales y, segundo, solo les interesa obtener políticas gubernamentales que los beneficien individualmente (Caplan, 2017). Debido a que existen 27 partidos políticos —en teoría, cada uno con un plan de gobierno diferente—, el costo de informarse es muy alto. Siendo racionales, los votantes entienden esta realidad y toman la decisión de no hacerlo. Así, los votantes se dejan llevar por las campañas políticas que son más accesibles, tales como vallas, reportajes, artículos y entrevistas con los candidatos presidenciables.

En este tipo de plataformas, los candidatos tratan de hacer propuestas y hablar de temas que complacen a la gran mayoría de los votantes. Como se vio en el artículo del votante medio, una parte significativa de los ciudadanos pertenece a este grupo de personas. En ese sentido, según la encuesta publicada en marzo por la Fundación Libertad y Desarrollo (2019), las principales problemáticas que preocupan a los guatemaltecos son el desempleo, la inseguridad y la corrupción. De esta manera, los candidatos presentarán estos temas en sus campañas electorales, pues son aquellos con los que pueden captar la mayor cantidad de votos.

Tener una narrativa que apele a la mayor cantidad de los votantes es un comportamiento racional por parte de los candidatos. Del lado de los votantes, puede ser que estos se informen únicamente de manera superficial acerca de las propuestas, pues hacerlo de manera profunda sería demasiado costoso para un individuo promedio. Es por esta razón que todos los candidatos tratan de complacer a los votantes a través de ideologías vagas, propuestas simplistas y proyectos inconcretos. Esto es lo que explica que muchas veces los candidatos puedan hacer campaña únicamente con el slogan del partido.

Es así como en Guatemala vemos un proceso electoral ligado a complacer al votante medio. Todas las campañas apuntan a solucionar los problemas que más preocupan a los ciudadanos, aquellos relacionados con la economía, la seguridad y la corrupción. Si confundes candidatos y partidos políticos, probablemente esta sea la razón. A pesar de esto, es necesario que, como votante, estés lo mejor informado posible para así poder elegir a quien tenga el mejor plan.

Referencias

  • Caplan, B. (2017). The Myth of the Rational Voter: The Median Voter Model. George Mason University. Recuperado de https://bit.ly/2QhV4X1
  • Fundación Libertad y Desarrollo. (2019). Primera encuesta electoral de marzo 2019. Recuperado de https://bit.ly/2Hwzj1L
  • Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales. (2019). Seguimiento y análisis de planes de gobierno: Elecciones Guatemala 2019. Recuperado de https://bit.ly/2ZRYMLc
  • Redacción Prensa Libre. (4 de abril de 2019). Índice Encuesta Libre 2019. Prensa Libre. Recuperado de https://bit.ly/2VwgkKo

23 de mayo del 2019

¿Quiénes somos?

El Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas —CADEP— es el núcleo de investigación del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco Marroquín. Fue fundado en el año 2002 con el objetivo de promover la teoría de la elección pública —en inglés, public choice—, una herramienta de análisis que utiliza la economía para estudiar la política.

AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.


Otros artículos que te pueden interesar


Unas elecciones extrañas. ¿Es la baja participación el problema?

Las últimas elecciones que han tenido lugar en Guatemala han  dejado un mal sabor de boca. El proceso electoral ha estado marcado por varios eventos...

¿Cómo quedó el Congreso?

Alrededor de un mes después de las elecciones generales, el Tribunal Supremo Electoral —TSE— oficializó los resultados. La atención se centra en una segunda vuelta...

Ahora, hablemos del financiamiento electoral

Luego de la primera vuelta de las elecciones, se han publicado algunos artículos interesantes planteando varias ideas para la discusión académica. Por ejemplo, un artículo...